4.1 C
New York
miércoles, diciembre 1, 2021

Buy now

spot_img

El taekwondo es el camino hacia las medallas para países que rara vez las obtienen


TOKIO – En los callejones arenosos de Niamey, la capital de una de las naciones más pobres del mundo, Níger, dan vueltas. En el campo de refugiados de Azraq en Jordania, abarrotado de sirios que huyeron de la guerra civil, patean en tijera. Y en los suburbios de Tailandia, donde las artes marciales ofrecen un camino tentador para salir de la pobreza, dan la patada cortante que ayuda a hacer del taekwondo el más explosivo de los deportes de combate.

De todos los olímpico eventos, el taekwondo es quizás el más generoso con la riqueza de las naciones que existen al margen del deporte internacional. Desde que el arte marcial coreano se convirtió en un deporte de medallas olímpicas en 2000, ha logrado entregar más de una docena de medallas a países que tienen relativamente pocos atletas en los Juegos Olímpicos y, hasta hace poco, incluso menos esperanzas de triunfar en algo.

Costa de Marfil y Jordania ganaron sus primeros oros olímpicos en taekwondo, al igual que Taiwán. Níger, Vietnam y Gabón obtuvieron sus primeras platas. Afganistán es el único Medallas olimpicas, también salieron un par de bronces.

En Tokio, atletas de 61 países, más tres miembros del Equipo Olímpico de Refugiados, compiten en taekwondo, una diversidad notable para un deporte que se había disputado en solo cinco Juegos. Más de una docena de abanderados de equipos olímpicos en Tokio son luchadores de taekwondo, lo que subraya la importancia del deporte para las naciones deportivas más pequeñas.

Es posible que el taekwondo no disfrute del alto perfil o la audiencia masiva de deportes como la gimnasia o el boxeo. Pero decenas de millones de personas practican la disciplina de autodefensa, especialmente en África, Asia y Oriente Medio. Su popularidad se basa, en parte, en el hecho de que no requiere equipos costosos ni campos extensos.

«Para un país pobre como Níger, este deporte es el mejor», dijo Issaka Ide, presidente del Comité Olímpico de Níger, quien también se desempeñó como director de la federación nacional de taekwondo. «Aunque el deporte es de Corea, lo hemos hecho nuestro porque es muy fácil de practicar sin mucho equipo».

El taekwondo fue la primera exportación cultural exitosa de Corea del Sur, antes del K-pop, antes de los dramas televisivos coreanos y antes del arroz frito con kimchi. El deporte solo se convirtió en una disciplina cohesiva en la década de 1950, cuando los coreanos fusionaron elementos de varias artes marciales para crear «el camino del pie y la mano», como significa taekwondo en coreano.

Durante la Guerra de Vietnam, los soldados surcoreanos enseñaron taekwondo a sus homólogos occidentales. La estrella de acción estadounidense Chuck Norris, estacionada en una base de la Fuerza Aérea en Corea del Sur, también se dedicó al deporte.

Cuando los entrenadores coreanos comenzaron a sembrar el deporte en el extranjero, recurrieron a llamarlo «kárate coreano», en referencia al deporte japonés más conocido. Pero el taekwondo rápidamente se hizo realidad, y la principal federación gobernante, World Taekwondo, ahora tiene 210 países miembros, más un representante de refugiados.

Durante generaciones criadas con las hazañas cinematográficas de Bruce Lee o Jackie Chan, el taekwondo se convirtió en el deporte olímpico más cercano a tener la energía eléctrica de las películas de kung fu. El taekwondo debutó como un deporte de demostración olímpica en los Juegos de Seúl de 1988 y se convirtió en un deporte de medallas oficial 12 años después, incluso si su abstruso sistema de puntuación dejaba mucho espacio para los rumores de amaño de partidos y corrupción en los rangos inferiores. (La reputación del deporte también se ha visto empañada en los Estados Unidos por un escándalo de abuso sexual.)

El sábado en Tokio, Panipak Wongpattanakit, una luchadora en la categoría femenina de 49 kilogramos, capturó el primer oro de taekwondo de Tailandia, después de haber ganado un bronce en Río en 2016. Su padre, Sirichai Wongpattanakit, un entrenador de natación, dijo que normalmente iba a todas sus combates, pero la pandemia de coronavirus le impidió ir a Tokio.

Panipak, que confusamente se conoce con el apodo de «tenis», mientras que a su hermano se le conoce como «béisbol» y a su hermana como «bolos», se destacó en muchos deportes, pero el taekwondo, con su aleación de patadas de mercurio y autodisciplina férrea, fue el que se quedó.

«Me siento extasiado de que haya hecho que su país se sienta orgulloso», dijo Sirichai.

Por su oro, Panipak ganará alrededor de $ 365,000 del gobierno tailandés, una cantidad transformadora de dinero en un país donde la deuda se dispara y los ingresos disminuyen.

Por cada medalla ganada en taekwondo, el efecto multiplicador es mayor en países donde la gloria olímpica es rara. En los tres meses posteriores a que Ahmad Abughaush, un luchador en la categoría masculina de 68 kilogramos, ganara la primera medalla olímpica de Jordania, un oro, en Río, se vendieron 50.000 trajes de taekwondo en el país, dijo Nasser Majali, secretario general de Jordania. Comité Olímpico.

“Fue una explosión de taekwondo”, dijo Majali. «Una explosión maravillosa».

El domingo en Tokio, Ulugbek Rashitov de Uzbekistán, de 19 años, ganó el oro en la división masculina de 68 kilogramos. Tres años antes, una universidad en Tashkent, la capital, desarrolló todo un departamento académico dedicado al taekwondo.

“Uzbekistán nunca tuvo un campeón olímpico en este deporte”, dijo Rashitov, un estudiante universitario. «Es como un sueño.»

La competencia del domingo también entregó una medalla de bronce en la categoría femenina de 57 kg a Taiwán, que compite bajo el nombre de Chinese Taipei debido a las objeciones de China. La isla ganó sus primeros oros en Atenas 2004, cuando un hombre y una mujer obtuvieron los máximos honores en taekwondo.

“Hemos logrado avances en los últimos años, pero también lo han hecho otros países”, dijo Chang Shao-hsi, jefe deportivo de Taiwán.

Los guardianes internacionales de Taekwondo, todavía dominados por una camarilla de coreanos, también han tratado de catalizar el interés en el deporte más allá de las fronteras nacionales. En 2015, World Taekwondo llevó el taekwondo a los campos de refugiados, donde cualquier parche polvoriento entre las tiendas de campaña se puede convertir en un espacio de taekwondo. Hoy en día, los luchadores de taekwondo están siendo entrenados en campos de refugiados en Jordania, Turquía, Ruanda y Djibouti.

«El taekwondo es un deporte de lucha, pero queríamos aportar un sentimiento de contribución pacífica al movimiento olímpico», dijo Choue Chungwon, presidente coreano de World Taekwondo.

En Tokio, hay tres luchadores de taekwondo que forman parte del Equipo Olímpico de Refugiados, un escuadrón que debutó en 2016 para dar a un pueblo golpeado por la guerra y el conflicto político un espacio seguro para la competencia.

Durante el fin de semana, tres personas que oficialmente de la nada se pusieron sus cascos de taekwondo y se pusieron los protectores bucales. Uno fue Kimia Alizadeh, una luchadora nacida en Irán que fue la primera mujer en ganar una medalla para su patria en 2016. Estaba buscando otra medalla en la división de 57 kilogramos. Pero esta vez, Alizadeh competía como refugiada.

Huyó de Irán el año pasado, criticando al país por el trato que da a las mujeres. En su primera pelea el domingo, compitiendo sin un pañuelo en la cabeza, Alizadeh venció a una iraní guiada por su ex entrenador. Luego envió a un dos veces medallista de oro olímpico de Gran Bretaña y un luchador chino que era uno de los favoritos para el oro.

Probablemente en previsión de que Alizadeh pudiera ganar la primera medalla para el Equipo Internacional de Refugiados, Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, se dirigió al lugar distante donde se disputaban los partidos de taekwondo. Sentado a un asiento de Choue of World Taekwondo, para el distanciamiento social, Bach trajo luces Klieg inesperadas a un deporte que generalmente se refugia en las sombras de los Juegos Olímpicos.

Luego, Alizadeh perdió ante un combatiente turco. Bach desapareció silenciosamente de la arena. Taekwondo volvió a su lugar de relativa oscuridad. Un luchador chino ganó una medalla, luego un estadounidense obtuvo un oro, seguido por Rashitov de Uzbekistán.

“Todos los días, nuevos países se llevan medallas”, dijo Choue. «Hay tantos países».

Muktita Suhartono contribuyó con reportajes desde Bangkok y Amy Chang Chien de Taipei, Taiwán.



Source link

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente en Línea

22,018FansMe gusta
3,035SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Últimos Artículos