4.1 C
New York
miércoles, diciembre 1, 2021

Buy now

spot_img

Exfuncionario buscado por México se refugia en Israel


TEL AVIV – Un ex alto funcionario mexicano acusado de comprometer la investigación de un notorio secuestro masivo se ha refugiado en Israel mientras el caso de extradición en su contra está sumido en una disputa diplomática por el trato de Israel a los palestinos, dicen funcionarios israelíes y mexicanos.

Las autoridades mexicanas han acusado al funcionario, Tomás Zerón de Lucio, exdirector del equivalente mexicano del FBI, de secuestro, tortura y alteración de pruebas en la investigación de la desaparición de 43 estudiantes en 2014, y de malversación de unos 50 millones de dólares en fondos estatales en otro caso.

Zerón, quien dice que los cargos son falsos y con motivaciones políticas, ha solicitado asilo en Israel, donde ha vivido durante casi dos años.

Israel no ha respondido ni a la solicitud de extradición ni a la solicitud de asilo, para gran consternación de los funcionarios mexicanos, las organizaciones de derechos humanos y las familias de las víctimas de la masacre, que aún buscan la verdad sobre la desaparición de sus seres queridos en el sur de México en 2014. .

Israel no ha comentado públicamente sobre el caso, pero un alto funcionario israelí dijo que se estaba actuando con lentitud como «diplomacia de ojo por ojo» contra México, que ha apoyado las investigaciones de Naciones Unidas sobre acusaciones de crímenes de guerra israelíes contra palestinos.

«¿Por qué ayudaríamos a México?» dijo el funcionario, hablando bajo condición de anonimato para ofrecer una visión sincera de una disputa diplomática.

El funcionario también dijo que puede haber fundamento en la solicitud de asilo del señor Zerón, que aún se está investigando.

Zerón, exjefe de la Agencia de Investigación Criminal de México, fue mejor conocido por liderar la campaña que condujo a la captura en 2014 del capo de la droga Joaquín Guzmán, conocido como «El Chapo».

Como uno de los principales agentes del orden del país, el Sr. Zerón también dirigió la investigación sobre el secuestro y presunta masacre de 43 estudiantes de una escuela de maestros en Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, el 26 de septiembre de 2014. Los estudiantes fueron forzado a bajar de los autobuses por policías municipales de la ciudad de Iguala, secuestrado en vehículos policiales y nunca más visto.

Incluso en medio de la desenfrenada violencia de los carteles de la droga que azotaba a México en ese momento, el caso conmocionó al país y se ha convertido en un símbolo de corrupción en su sistema judicial.

Presionado para resolver el crimen por el presidente de México en ese momento, Enrique Peña Nieto, quien había prometido tomar medidas enérgicas contra el crimen y la impunidad, la investigación del Sr. Zerón encontró que los policías de Iguala habían estado trabajando con un grupo criminal que mató a los estudiantes. quemaron sus cuerpos y arrojaron sus cenizas a un río.

Pero un panel de investigadores internacionales desacreditó su investigación, encontrando que el testimonio crucial se obtuvo bajo tortura, la evidencia fue mal manejada y las pistas prometedoras ignoradas. En particular, la presencia de soldados y policías federales en el lugar fue descartada por la investigación del Sr. Zerón, que describió el ataque como un asunto estrictamente local que involucra a una fuerza policial local corrupta.

Cuando el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador, asumió el cargo en 2018, prometió reabrir el caso. Desde entonces, se han encontrado fragmentos de los restos de dos de los estudiantes y el gobierno ha buscado la detención de decenas de personas en relación con el caso, incluido el Sr. Zerón.

Se informó que Zerón había huido a Canadá en 2019. Ese septiembre, dijo otro funcionario israelí, voló a Israel, que no tiene un tratado de extradición con México. En diciembre de 2019, cuando expiró su visa de turista, solicitó asilo político, alegando que los cargos en su contra son falsos y parte de un esfuerzo del actual presidente para ajustar cuentas con su predecesor, según altos funcionarios israelíes familiarizados con su solicitud.

Se desconoce el paradero exacto del Sr. Zerón y no fue posible localizarlo para hacer comentarios.

Los funcionarios israelíes dijeron que la solicitud estaba bajo consideración y atribuyeron la demora al gran número de solicitudes de asilo que recibe Israel. Cuando los funcionarios mexicanos solicitaron la extradición de Zerón el año pasado, su solicitud dejó en suspenso el caso de asilo, dijeron funcionarios israelíes.

Pero al menos parte de la razón del retraso de Israel puede no tener nada que ver con Zerón o los hechos de la masacre.

El alto funcionario israelí citó las políticas de la administración de López Obrador, que ha apoyado repetidamente las resoluciones que critican a Israel en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, incluidas las decisiones de investigar el asesinato de manifestantes palestinos por parte de Israel en Gaza en 2018 y la matanza de civiles en Gaza durante una breve guerra contra Hamas en mayo.

El funcionario dijo que Israel no tenía interés en cumplir con la solicitud de extradición de México luego de sus acciones hostiles hacia Israel en Ginebra. La renuencia a cooperar con México, dijo el funcionario, era una extensión de la llamada política de ojo por ojo iniciada bajo el anterior primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, para penalizar diplomáticamente a los países que se oponían a las políticas de su gobierno.

El funcionario también dijo que era posible que algunos aspectos de la solicitud de asilo del Sr. Zerón fueran válidos. Así como México está castigando a Israel por crímenes que no cometió, dijo el funcionario, podría estar procesando a Zerón por razones políticas.

Los ministerios de Relaciones Exteriores y Justicia de Israel declinaron solicitudes para comentar sobre el caso.

El subsecretario de derechos humanos de México, Alejandro Encinas, descartó la idea de que el caso Zerón fuera político.

«¿Qué persecución política?» Encinas dijo en una entrevista. «Hay un video eso es público donde este tipo está torturando a alguien y amenazándolo de muerte. Y eso no es una cuestión de especulación o persecución política de nadie «.

Sostuvo que Zerón tenía conexiones con poderosas empresas israelíes que lo ayudaron a huir de México.

Mientras estaba en el cargo, el Sr. Zerón autorizó la compra de decenas de millones de dólares en sistemas de vigilancia a empresas privadas de inteligencia. El gobierno utilizó uno de los programas de vigilancia, Pegasus, desarrollado por el Grupo NSO de Israel para combatir el crimen y el terrorismo, para atacar a periodistas, abogados y activistas. una investigación de The New York Times encontró.

México también desplegó el software espía Pegasus contra el equipo de investigadores internacionales traído para llegar al fondo de la masacre de Ayotzinapa, como parte de una campaña del gobierno para frustrar esa investigación.

El Sr. Encinas dijo que algunas de esas empresas, incluida NSO, han ayudado al Sr. Zerón desde que salió de México. No proporcionó ninguna evidencia directa de eso, y The Times no pudo confirmarlo. Una portavoz de NSO dijo que la compañía nunca se había reunido con Zerón ni lo había ayudado, ni antes ni después de su salida de México.

México también investiga si el señor Zerón desfalcó más de 1.100 millones de pesos, unos 50 millones de dólares, destinados a la compra de equipo de defensa e inteligencia que, en algunos casos, nunca llegó a entregarse. No está claro si esos acuerdos involucraron a las compañías de inteligencia israelíes.

Qué pasó esa noche en Guerrero y por qué sigue siendo un misterio. El actual gobierno mexicano aún está investigando y se espera que presente sus conclusiones en septiembre.

Las transcripciones filtradas de la investigación publicadas recientemente en los medios de comunicación mexicanos sugieren que un cartel de la droga, que trabaja con la policía y el ejército, puede haber pensado erróneamente que los estudiantes pertenecían a un cartel rival.

Mario González Hernández, cuyo hijo, César Manuel González Hernández, es uno de los estudiantes desaparecidos, dijo que Zerón buscó crear una narrativa que le permitiera al presidente Peña Nieto dejar atrás la masacre y evitar implicar a funcionarios federales.

“Quería encubrir el papel de los funcionarios del gobierno que estuvieron involucrados en el ataque, cubrir la verdad sobre la participación de la policía, la participación de los militares”, dijo el Sr. Hernández, y proteger a esos colegas del enjuiciamiento.

Kate Doyle, directora del Proyecto México en el Archivo de Seguridad Nacional con sede en Washington, que está investigando el caso, dice que las familias no tendrán respuestas hasta que se pueda interrogar a Zerón.

“Zerón es parte de una conspiración de silencio”, dijo. “Es una conspiración que durante casi siete años ha impedido que 43 familias conozcan hechos reales sobre la desaparición de sus hijos. Y hasta que Zerón sea llamado a rendir cuentas, el silencio persistirá y el destino de los chicos seguirá siendo un misterio ”.

Ronen Bergman informó desde Tel Aviv y Oscar López desde la Ciudad de México.



Source link

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente en Línea

22,018FansMe gusta
3,035SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Últimos Artículos