4.1 C
New York
miércoles, diciembre 1, 2021

Buy now

spot_img

¿Qué hace a un buen animador?

Ya sea que sea un comediante, un músico, un atleta o un presentador de las noticias nocturnas, hay ciertas cualidades que debe poseer o desarrollar para ser un gran artista. No importa en qué campo practique, se necesita mucho trabajo para hacer que su oficio sea perfecto. La práctica es la clave para adquirir el conocimiento y la experiencia para que su desempeño sea lo más fluido y seguro posible.

Uno de los aspectos más importantes de ser un animador es informar y comprender a la audiencia. A veces, los aspectos de una actuación son el resultado de prueba y error que atrae una reacción positiva de su audiencia, pero si tiene un conocimiento práctico de la audiencia, puede ajustar su acción en consecuencia. Por ejemplo, si se está burlando de un grupo de la iglesia para personas mayores, podría hacer bien en evitar blasfemias y connotaciones sexuales en su tema.

Una vez que tenga una idea funcional sobre quién es su audiencia, el siguiente paso es una preparación cuidadosa. No estar preparado es el peor error que puede cometer un artista. Si no le importa lo suficiente como para prestar atención a su acción, ¿por qué lo haría su audiencia? La preparación permite una entrega sin problemas y le permite operar dentro de las limitaciones de tiempo, lo que puede ser muy importante según la rama de entretenimiento que entregue. Si eres la acción inicial para una banda importante, por ejemplo, no quieres exceder el tiempo asignado. No hay nada más vergonzoso que el equipo de producción apagando las luces o que el público te deje en el escenario.

La preparación y planificación cuidadosas, y la capacidad de improvisar, son solo una gran parte de ser un buen animador. La improvisación puede salvarlo en situaciones en las que las cosas no salen según lo planeado. Por ejemplo, su audiencia parece ser todo lo contrario de lo que ha preparado para ella, o su tiempo se corta o se alarga debido a un conflicto de programación. Ser un animador profesional respetado es una excelente manera de poder ajustar, cambiar, decepcionar o agregar contenido a su contenido existente cómodamente sin perder el ritmo. Además, poder encubrir los errores de los demás es una habilidad muy gratificante. Por ejemplo, está leyendo una transmisión de noticias cuando su socio lee mal accidentalmente el teleprompter. Si puede guardar y continuar sin ponerse nervioso, sus colegas y su audiencia ganarán.

Hablando de eso, ser capaz de trabajar bien con los demás es otro aspecto de ser un gran animador. No importa lo que hagas como intérprete, tendrás que tratar con la gente, ya sea como agentes, tu audiencia o empleadores. Es muy beneficioso para tu carrera saber comportarte profesionalmente en diferentes situaciones.

Otra cosa que es importante es separar el desempeño de la realidad. Si bien su personaje en el escenario puede ser frívolo, melancólico o desagradable, necesita saber cuándo y dónde esa persona es apropiada. Si bien los miembros de la audiencia pueden querer ser insultados por un presentador de televisión sensato y abusivo, por ejemplo, hay muchos casos en los que tal acto sería inapropiado.

Finalmente, un buen animador sabe cómo dejar al público con ganas de más. Una banda que siempre está tocando en los mismos lugares semana tras semana no tendrá la misma reacción a la acción que llega una vez cada tres meses. Construir lo siguiente requiere una planificación estratégica cuidadosa, ya que desea ser lo suficientemente visible para que la audiencia no lo olvide, pero no es tan visible como para que la audiencia se canse de su acción.

Al final, se crea un gran animador a partir de una combinación de experiencia práctica, talento, networking y golpes de suerte.

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Mantente en Línea

22,018FansMe gusta
3,035SeguidoresSeguir
0suscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img

Últimos Artículos